FAQ

Reservaciones

¿Cómo reservan sesiones recurrentes?

*Las sesiones recurrentes sólo son posibles para las sesiones de seguimiento

Una vez seleccionada la fecha de una cita, puedes hacer click en “Sí” para repetirla

A continuación, puedes elegir la periodicidad de las citas seleccionando las semanas entre cada cita (por ejemplo, 1 semana para una cita semanal, 2 semanas para una cita cada 2 semanas; 4 semanas para una cita mensual). A continuación, selecciona un día en el que puedan ocurrir las citas (por ejemplo, lunes, martes o domingo). Selecciona sólo un día si deseas tener sólo una cita por semana (o cada quince días). Por último, introduce el número total de citas. Normalmente recomiendo reservar bloques de ocho sesiones.

Si algunas fechas no están disponibles, se muestran fechas alternativas (resaltadas en amarillo)

Puedes borrar o ajustar las citas antes de continuar

Todas las citas se calculan como una suma total. Pero no te preocupes. Puedes pagar cómodamente las citas de forma individual, aunque recibirás una factura total

Para ello, selecciona “Pagar con factura” en la caja y completa tu pedido. Recibirás una factura a final de mes, pero puedes pagar a plazos (una sesión a la vez)

No encuentro fechas adecuadas

Por favor, intenta reservar una cita online como solución temporal hasta que tu cita deseada vuelva a estar disponible. Si esta no es una opción para ti, ponte en contacto conmigo para encontrar juntos una solución.

Si tienes limitaciones de tiempo, o deseas mantener un horario específico para las citas conmigo, te recomiendo reservar todas las citas con antelación. Suelo trabajar con bloques de ocho citas. Por ello, te invito a reservar todo el bloque con antelación para que tus fechas estén seguras conmigo. Para ello, te recomiendo la “compra a cuenta”, de modo que no tengas que pagar todas las fechas al mismo tiempo, sino una tras otra.

Por supuesto, puedes reprogramar o cancelar tus citas reservadas en cualquier momento con 48 horas de antelación en mi sitio web.

¿Cómo puedo acceder a mi perfil de cliente?

Puedes hacer clic en este enlace o en “Iniciar sesión” en el menú de pie de página.

  • Recibirás los datos de acceso a tu perfil en un correo electrónico después de cada reserva. Haz clic en el enlace “perfil de cliente” del correo electrónico:
  • La primera vez que te conectes, tendrás que establecer tu contraseña.
  • Si has olvidado tu contraseña o quieres restablecerla, haz clic en “¿Se te olvidó tu contraseña?” en la zona de acceso.
  • Recibirás un correo electrónico con un enlace para hacerlo.
  • Si tienes problemas o no recibes los correos electrónicos, ponte en contacto conmigo.

Soy un cliente internacional (fuera de Alemania), ¿qué debo tener en cuenta?

Si vives fuera de Alemania, puedo ofrecerte sesiones de coaching online. Un proceso psicoterapéutico no es posible, por razones interjurisdiccionales. Esto significa que podemos centrarnos en tu bienestar general y en aportar claridad a tu vida, pero no en trastornos o diagnósticos psicológicos.

¿Cómo puedo cancelar o reprogramar citas?

Para ello, debes acceder a tu perfil de cliente. Si no sabes cómo hacerlo o has olvidado tus datos de acceso, lee “¿Cómo puedo acceder a mi perfil de cliente?” en el área de preguntas frecuentes (FAQ)

  • En tu perfil, haz clic en el icono del lápiz situado junto a la cita que deseas modificar
  • Selecciona la acción que deseas realizar (cancelar o aplazar)
  • Para cambiar la cita, selecciona la hora a la que quieres cambiarla
  • Si deseas anular la cita, haz clic en “anular” y confirma tu elección

Pagos

¿Cuándo recibiré la factura de tus servicios?

Si deseas pagar una sesión mediante factura, puedes seleccionar “compra a cuenta” como forma de pago. Primero recibirás un correo electrónico de confirmación con mis datos bancarios. Puedes pagar la cita desde ese momento o hasta 14 días después de recibir la factura. Por lo regular, te enviaré la factura al final de nuestro plan de tratamiento o asesoramiento. También puedes solicitar facturas mensuales, si así lo deseas.

Si ya has pagado con otros métodos de pago (por ejemplo, Paypal, Klarna, tarjeta de crédito), también recibirás una factura al final del tratamiento o asesoramiento como prueba de mis servicios.

Quiero terapia, pero no puedo pagarla. ¿Qué puedo hacer?

Si eres estudiante, refugiado, desempleado o tiene bajos ingresos, no dudes en ponerte en contacto conmigo para solicitar un ajuste del precio de la terapia o asesoramiento. Sólo asegúrate de tener la prueba de ingresos adecuada para nuestra primera sesión. En algunos casos, también es posible una terapia cada dos semanas. Esto reduce la carga financiera y a menudo es mejor que no recibir terapia.

Recuerda que si tienes un diagnóstico psicológico la terapia puede ser cubierta si tienes un seguro privado. En este caso, contacta previamente a tu seguro para averiguar sus condiciones para un reembolso.

¿Cómo logro que mi seguro pague por la terapia?

En primer lugar, es importante distinguir entre terapia y asesoramiento. Si tienes un diagnóstico psicológico o te lo doy yo (según la CIE-10), es claramente una terapia. Si no padeces un trastorno psicológico, se trata de asesoramiento. El asesoramiento no es un servicio médico y, por tanto, no está cubierto por el seguro de enfermedad. Lo mismo se aplica a la terapia de pareja (incluso si uno de los miembros sufre un trastorno).

Actualmente, mi terapia sólo la paga un seguro privado o un seguro complementario. Para iniciar el proceso de reembolso, por favor, consulta con tu compañía de seguros acerca de sus condiciones (a menudo vinculadas a la forma de facturación) antes de comenzar la terapia conmigo. Una vez que hayas recibido la información necesaria, no dudes en ponerte en contacto conmigo para que pueda adaptarme a los requisitos de tu compañía de seguros.

Terapia o asesoramiento

¿Cómo sé quién es el terapeuta adecuado para mí/nosotros?

Hay muchos factores que contribuyen a una buena relación entre el terapeuta y el cliente.

Hazte estas preguntas: ¿Me siento comprendido? ¿Me parece que el terapeuta es competente? ¿Me siento mejor o aliviado después de ver a mi terapeuta? ¿Puedo imaginarme creciendo o progresando durante la terapia?

Si respondes “sí” a la mayoría de estas preguntas, lo más probable es que tengas química con tu terapeuta. Intenta también expresar directamente tus preocupaciones, necesidades y expectativas. Esto le dará a tu terapeuta información importante para su trabajo.

¿Cómo funciona la terapia en línea?

Uso Zoom para sesiones en línea. Zoom ofrece una modalidad cifrada segura de extremo a extremo para videollamadas.
Cuando reserves una cita en línea, recibirás automáticamente en un email un enlace personalizado para nuestra sesión. Ingresa a la sala de videollamadas un par de minutos antes de nuestra cita para asegurarte de que estás listo/a para nuestra videollamada. Recuerda revisar tu conexión a internet, cámara web y micrófono antes de nuestra cita.
Si no encuentras el enlace o el email, puedes también ingresar a la videollamada a través de tu perfil de cliente.

Para lograr esto, selecciona la flecha al extremo derecho de la cita deseada. Después ingresa a través del enlace que aparece debajo de tu cita.

¿Con qué frecuencia debería recibir terapia?

Esto varía según el caso. Si padeces un trastorno psicológico, se recomiendan citas semanales, a ser posible cada 2 semanas. La regularidad es importante para garantizar el seguimiento de los progresos y el éxito de la terapia. Por lo tanto, desaconsejo interrumpir la terapia sin haber encontrado otra alternativa de tratamiento.

Sin embargo, si empezamos con un proceso de asesoramiento (es decir, sin un trastorno psicológico), normalmente sugeriría empezar con sesiones semanales para alcanzar nuestros objetivos. Sin embargo, dependiendo de su situación específica, puede ser más apropiado realizar más sesiones por semana o una sesión cada quince días. Para algunos casos concretos, pueden ser útiles sesiones individuales de asesoramiento o sesiones mensuales, pero depende de la situación. Por supuesto, es posible cambiar la frecuencia del asesoramiento en cualquier momento del curso, si se desea o es necesario.

Quiero terapia pero mi(s) pareja(s) no. ¿Qué puedo hacer?

Un principio ético básico de la terapia es el libre albedrío. Si tu pareja no quiere hacer terapia, lo mejor es no presionarle para que lo haga. Sin embargo, puedes invitarle amablemente a hacer dos sesiones iniciales para darle una oportunidad y discutir sus preocupaciones o dudas sobre la terapia durante las sesiones.

Puedes contribuir mucho a que se sienta seguro y no abrumado por la idea de tomar terapia. Sin embargo, nunca debes forzarle ni reprocharle enérgicamente que no quiera hacerlo. Hacer terapia es un buen recurso para muchas personas, pero no es la única solución para resolver un problema.

Estoy buscando terapia para un amigo o familiar, ¿qué puedo hacer?

Tratar de apoyar a un amigo o ser querido es muy comprensible. Si bien puede ser tentador asumir la responsabilidad y reservar sesiones de asesoramiento para ellos en su nombre, esto podría ser contraproducente para ambas partes. Lo mejor que puedes hacer es ser solidario, validar su situación e invitarlos amablemente a buscar ayuda. Si están de acuerdo con esto, puedes sugerir un consultor que te parezca adecuado. Sin embargo, la persona afectada debe establecer contacto y mostrar motivación para asistir al asesoramiento.

¿Qué pasa si no tengo ningún problema?

Mi asesoramiento se basa en el búsqueda del bienestar. Es por eso que no necesitas sentirte mal o tener ningún problema para recibir asesoramiento. Podemos enfocarnos en mejorar tu calidad de vida y satisfacción contigo mismo y con tu entorno. En el asesoramiento de pareja podemos también, por ejemplo, trabajar para crear vínculos más profundos o prepararnos para proyectos de vida importantes.